¿Cómo afrontar un conflicto en un equipo?

A menudo oímos hablar de las filtraciones de información confidencial de las grandes empresas y de las medidas que toman para minimizar los riesgos de incidentes de seguridad. Sin embargo, al mismo tiempo, los medios de comunicación apenas cubren el tema de la seguridad de la información en las pequeñas empresas.

¿Cuál es el conflicto?

Lo primero que hay que entender es que los conflictos son muy útiles y no hay que tenerles miedo. Si hay un conflicto en el equipo significa que está vivo: las personas no son indiferentes a sus actividades y están interesadas en mantener sus posiciones. En este caso, hay muchas posibilidades de crear un equipo eficaz. Además, el conflicto es un gran canal para liberar la negatividad acumulada. Como todo psicólogo sabe, no hay que aferrarse a las emociones negativas. Por supuesto, es mejor no gritarlas todas a la vez en el trabajo. Pero si el empleado no puede contenerse, ¿qué hacer?

Primero: minimizar la posibilidad de conflictos.

Por lo general, el primer paso en el camino para minimizar los conflictos es la contratación deliberada. El líder debe pensar en el tipo de empleados que desea. Normalmente, la naturaleza y las tendencias en el comportamiento de una persona pueden detectarse en la entrevista con la ayuda de diversas pruebas. Durante la entrevista, también es importante entender si el candidato comparte y acepta los objetivos, los valores, la misión y el flujo de trabajo habitual en la empresa. Averigüe cuáles son los planes del candidato para su trabajo y el desarrollo de la empresa. ¿Cómo ve el trabajo? ¿Cómo puede ser útil?

También es importante familiarizar al empleado con las responsabilidades del trabajo en detalle desde el principio. Cualquier abstracción puede llevar al conflicto. Cuanto más claro sea el trabajo, menor será su probabilidad.

Segundo: superar los obstáculos

Hay dos tipos de obstáculos: los comunicativos y los de percepción.

Los obstáculos comunicativos más comunes son la falta de comprensión de los objetivos de los departamentos relacionados o еру propósitos de los empleados de estos departamentos. La gente no tiende a aclarar y averiguar en qué están ocupados sus colegas, qué problemas y cuestiones resuelven, qué dificultades tienen o cómo pueden ser útiles. Como consecuencia, se produce una distorsión de la información. Además, a menudo en las empresas hay un ambiente interno de rivalidad. La gente se olvida de que todos trabajan por una causa común y por el resultado global. En lugar de sentarse a la mesa de negociación, compiten, discuten y entran en conflicto.

Bajo los obstáculos de la percepción, nos referimos a la capacidad de escuchar y oír. Principalmente, se ven afectados por las características psicológicas de los compañeros, por ejemplo, el temperamento y el pensamiento.

Hay personas que se centran en los negocios, para ellas es importante que todo se haga "rápida y eficazmente". Y hay personas que se centran en las relaciones, para ellas es importante hablar y crear un ambiente cálido. Estas dos categorías de empleados hablan "idiomas diferentes". Si no se tiene en cuenta, se ignorarán las principales necesidades de ambas partes. También hay que tener en cuenta las diferencias sociales, la educación de los empleados, las diferencias de vocabulario y léxico, y los distintos niveles de conocimiento sobre la materia.

Los obstáculos de comunicación se resuelven en su mayoría gracias al líder. Su tarea consiste en explicar a cada uno lo que hace, definir claramente los deberes y las responsabilidades, introducir la posibilidad de una comunicación colectiva (sesiones informativas, reuniones, retroalimentación, reuniones individuales, eventos corporativos), reunir a las tropas para la consecución del objetivo y el resultado comunes y, al final, motivar a los empleados.

Superar los obstáculos de la percepción es sobre todo tarea de los empleados. Su deseo de oír y escuchar a los demás es la principal herramienta.

Tercero: neutralización de conflictos

Imagínese que la primera etapa no se ha cumplido, el equipo ya está formado y los obstáculos se han superado, pero hay un conflicto. En este caso, primero hay que entender si existe el deseo y la motivación de los empleados para resolver el conflicto y si hay un propósito para el que estas relaciones son necesarias. Esta prerrogativa sigue siendo del líder: debe mostrar al equipo la importancia y la eficacia de la interacción positiva. La tarea principal es unir e inspirar su propósito y objetivo común.

También es necesario tener en cuenta las características individuales de la personalidad. La comprensión y aceptación de estas características por parte de cada miembro del equipo y el conocimiento de los "enfoques eficaces" hacia un compañero, un subordinado o el jefe es una base cualitativa para garantizar que el conflicto se resuelva tarde o temprano.

Hay cosas que son importantes tanto para los superiores como para los subordinados. Se trata de la habilidad para resolver conflictos, la llamada "reconciliación":

  • Asumir la responsabilidad: una disculpa, expresión de arrepentimiento por el comportamiento pasado, asumir la responsabilidad personal por parte del problema.

  • La búsqueda de soluciones: comprometerse, buscar soluciones en las que todos salgan ganando.

  • Adopción de la opinión del adversario: expresión de la comprensión del otro, reconocimiento de la legitimidad del punto de vista del otro, expresión de buenos sentimientos, solicitud de una respuesta sincera.

  • Una explicación de los motivos: revelación de las necesidades, pensamientos, sentimientos y motivos.

Responsabilidades del jefe durante el conflicto:

  • Llame a los subordinados en una conversación personal y trate de evaluar objetivamente el origen del conflicto, escuche y tome nota del punto de vista de cada una de las partes en conflicto.

  • Puedes intentar crear un diálogo entre las partes en conflicto con la participación del líder y discutir las quejas de forma civilizada.

  • Asegúrate de dar una oportunidad a los arrebatos emocionales. Puedes hacerlo directamente o utilizar métodos más creativos: paintball, bolos, búsquedas u otras competiciones corporativas.

  • Tener sentido del humor y ser capaz de "reflejar" cualquier conflicto de forma positiva, con ironía y sabiduría.

En cualquier caso, conviene recordar que todos somos humanos y tenemos deseos humanos, rasgos de carácter específicos y ambiciones. Tener esto en cuenta nos permite avanzar hacia una relación positiva, aunque no se resuelva la contradicción principal. Enfadarse es una reacción protectora normal de la psique. Puede ser muy difícil tomar la iniciativa para la reconciliación cuando la otra parte está equivocada, pero si lo hacemos, se convierte en una situación en la que todos ganan.