25 consejos para aumentar la participación del personal

No es un secreto que el mercado laboral moderno está sobresaturado. Los empleados se cansan rápidamente de trabajar en un mismo lugar y empiezan a buscar otro. Por ello, muchos directivos y especialistas en recursos humanos se preguntan cómo aumentar la participación del personal.

Hemos recopilado 25 consejos que pueden aumentar la participación del personal. Aquí los tienes.

Piensa en la misión de la empresa.

El término "misión" es cada vez más popular entre las empresas modernas. Seguramente, en la mayoría de los casos, se dirige a los clientes de la empresa, tanto a los actuales como a los potenciales. Sin embargo, no es menos importante que la misión sea entendida también por el personal.

Recuerde la jerarquía de necesidades de Maslow: no sólo el salario y los privilegios son importantes para los empleados, sino que quieren saber que trabajan por una buena razón. Por ejemplo, al hacer una evaluación anual de la eficiencia, no sólo preste atención a los logros del empleado. Diga cómo su trabajo ha ayudado a la empresa.

Para formular la misión de la empresa, no dude en implicar al personal en el proceso, por ejemplo, celebrando una gran tormenta de ideas (véase más abajo).

Aclarar los objetivos y la responsabilidad de cada empleado

Cada empleado tiene sus objetivos y su área de responsabilidad. Cuando una persona no comprende plenamente el papel que desempeña en la empresa, su implicación disminuye.

No siempre se trata de una mala gestión (aunque a menudo es así). A veces se descuidan ciertos problemas en el flujo de trabajo diario y hay que corregir las consecuencias del error en lugar de abordar la causa raíz.

Cuando se inicia un nuevo proyecto o se delega una tarea en un empleado, es muy importante discutir los más mínimos detalles. Dedica tiempo a responder a todas sus preguntas: te ahorrará muchos problemas en el futuro.

Cuidar la salud

La salud física y psicológica es importante para todos. A veces es fácil saltarse los ejercicios matutinos u olvidarse de una dieta sana por culpa del estrés o de asuntos urgentes. Así es la vida apresurada en el mundo moderno.

Algunas empresas ofrecen a sus empleados la posibilidad de ir al gimnasio o de pagar los servicios de un masajista, lo que ayuda a aliviar el estrés y a concentrarse mejor en el trabajo. Y a veces basta con llenar la nevera de alimentos saludables.

Cualquier paso hacia un estilo de vida saludable aumenta la implicación del personal.

Ofrecer a los empleados un horario de trabajo flexible

A poca gente le gustan los deberes. Los buenos gestores tienen como objetivo el resultado, no el número de horas que el empleado ha pasado en la oficina.

Hay muchas maneras de dar más libertad al personal. Permita que trabajen en casa, no fije la hora estricta de inicio y fin de la jornada laboral. También es posible conceder a un empleado un día libre adicional, siempre que termine su trabajo a tiempo.

Si un empleado entiende que se le confía la gestión de su horario, siente el respeto y la confianza de la dirección y eso ayuda a aumentar la implicación del personal.

No ocultar nada

Siguiendo con el tema de la confianza: el personal quiere que la dirección no le oculte nada. La dirección y el departamento de RRHH a menudo lo descuidan, lo que provoca la disminución de la participación del personal.

Comparta información privilegiada con el personal, no dude en invitarles a reuniones importantes. Por ejemplo, pida a sus colegas que acudan a la reunión con la dirección en la que se tratarán asuntos que afectarán al futuro de la empresa.

Puede añadir un aviso "A su discreción" a la invitación. No todos los empleados acudirán, pero su confianza no pasará desapercibida.

Celebrar los logros personales

Cuando un empleado cumpla un plan mensual o trimestral, que sea la victoria de todo el departamento, o incluso de toda la empresa. Comunique a sus colegas el logro del empleado y haga una pequeña celebración.

Elogie a sus subordinados más a menudo

25 consejos para aumentar la participación del personal

Aprobar el buen trabajo de los compañeros es un deber no sólo de los directivos o de los jefes de departamento. Si sabes que alguien ha hecho un trabajo excelente, no dudes en acercarte a felicitar al empleado personalmente.

Al mismo tiempo, es importante no ir demasiado lejos: elogiar al personal con demasiada frecuencia puede estropearlo. Así que esté atento y observe sus progresos. Independientemente del tipo de elogio -ya sea un salario más alto o un simple "gracias"-, asegúrate de subrayar por qué el empleado se lo ha ganado.

Iluminar la oficina

A menudo el personal siente la falta de implicación cuando se cansa de la aburrida oficina gris. Así que intenta crear un entorno único y confortable para ellos.

Hoy en día, las oficinas abiertas ganan cada vez más popularidad. Intenta ir más allá: añade plantas, crea una zona de descanso. Algunas oficinas tienen incluso máquinas de juego: ¿por qué no las tomas como ejemplo?

Para decorar la oficina, asegúrate de discutirlo con tus compañeros: la contribución personal de cada uno creará un ambiente hogareño en el trabajo. También puedes reunir a un equipo de empleados a los que se les dé bien el diseño de interiores.

Deje que el personal decida el código de vestimenta

El código de vestimenta influye mucho en la actitud del personal hacia el trabajo. La pregunta "¿Cómo se debe vestir para trabajar?" ha estado en la mente de muchos altos directivos durante décadas. ¿Cómo mantener el equilibrio entre comodidad y profesionalidad?

La mejor decisión es dejar que el personal decida por sí mismo el código de vestimenta. Al final, si estás seguro de sus habilidades, no hay duda de que realizarán su trabajo lo mejor posible, independientemente de cómo vayan vestidos.

No te olvides del entretenimiento

El entretenimiento y el trabajo parecen ser incompatibles. Muchas personas los separan como separan su trabajo de la vida privada. Pues bien, ¡no deberían hacerlo! Hay muchas maneras de combinar los negocios y el placer.

El viernes es una excusa perfecta para acortar la jornada laboral y dedicarse a algo agradable. El deporte, los bolos, el paintball o un simple paseo: todo ello puede contribuir a unir a los empleados y dar a los colegas de distintos departamentos la oportunidad de comunicarse.

Recoger opiniones

Se ha hablado mucho de las ventajas de la retroalimentación para aumentar la participación del personal. Rechazar la política de "puertas abiertas", mostrar iniciativa y pedir a los compañeros que compartan sus ideas y preocupaciones de forma anónima.

Realice una pequeña encuesta entre el personal. Por ejemplo, haga las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo te sientes? ¿Cuál es el espíritu del equipo?
  • ¿Es posible mejorar el trabajo del equipo o de la empresa? Si es así, ¿cómo?
  • ¿Está satisfecho con sus perspectivas profesionales?
  • ¿Cómo valora sus relaciones con el director?
  • ¿Está satisfecho con su salario?

Asegúrese de hacer saber a su personal que les ha escuchado. Algunas ideas y recomendaciones pueden ser difíciles de cumplir a la vez, así que divida el trabajo en varias etapas y mantenga a los compañeros informados.

Conozca a sus colegas

Es importante que el jefe conozca no sólo las aptitudes profesionales del personal, sino que también se ocupe de sus intereses. Así podrá establecer un contacto con ellos y aumentar la implicación.

No se trata sólo de aficiones. A veces, cuando un empleado no puede concentrarse en el trabajo, la profesionalidad puede no ser la razón. Por ejemplo, están disgustados por no haber podido ir a la matiné de su hija por el inconveniente del horario de trabajo. (véase el apartado 4).

Crear un aire de entusiasmo y energía positiva

El lunes es un día duro, así que cargue al personal de energía positiva desde la misma mañana. Reúne una reunión matutina o envía un correo electrónico con una cita motivadora a todos.

Periódicamente (por ejemplo, una vez al mes o al trimestre), invite a conferenciantes de motivación a la empresa. Ayudarán a los empleados a darse cuenta de lo importante que es su papel en la empresa, los inspirarán y los pondrán a tono con la productividad.

Un consejo útil: la conferencia no debe estar necesariamente relacionada con el trabajo de la empresa. Ten en cuenta los intereses de los empleados: a alguien puede interesarle escuchar a un músico profesional, a un deportista o a un escritor.

Organizar la formación continua

La combinación de palabras "formación del personal" suele asociarse al periodo de prueba o a los primeros meses de trabajo. Pero no es así: según la investigación realizada por Deloitte, la tasa de implicación del personal es un 25% mayor en las empresas que ofrecen formación continua.

Algunos empleados buscan oportunidades de formación por su cuenta, pero la mayoría prefiere que la iniciativa provenga de los altos cargos. Organiza reuniones periódicas en las que puedas debatir qué cursos serían útiles para que el personal trabaje de forma más eficiente.

Establecer la comunicación dentro de la empresa

Pide a los directivos que organicen reuniones semanales con el personal. El objetivo es discutir el flujo de trabajo, qué recursos se necesitan y qué ideas tienen.

Verá que no sólo los directivos, sino también el personal, esperan estas reuniones porque no sólo permiten trabajar con más eficacia, sino también mejorar la empresa en su conjunto.

Prohíbe al personal utilizar el mensajero corporativo una vez al mes. Si tienen una pregunta, tendrán que acercarse y plantearla en persona. Una charla personal es una forma impagable de aumentar la participación. Recuérdalo.

Presentar a los recién llegados a todo el personal

En muchas empresas, los nuevos empleados sólo son presentados a los compañeros y a los directores de su departamento, lo cual es un enfoque erróneo: los recién llegados tienen que familiarizarse y establecer relaciones con todos los compañeros.

Cuando contrates a un nuevo empleado, hazle un recorrido por la oficina. Puedes organizar una pequeña fiesta, para que el nuevo empleado tenga la oportunidad de familiarizarse con los nuevos compañeros en un ambiente informal.

No complicar la transferencia de un departamento a otro

A veces los empleados, especialmente los novatos, no pueden decidir de inmediato en qué dirección deben avanzar en su carrera. Si alguien desea cambiar de área de actividad, no lo complique. De lo contrario, será más fácil que el empleado cambie de empresa que de departamento.

A veces vale la pena mostrar la iniciativa

Haz una lista de los puestos vacantes y ofrece a los empleados que los ocupen durante un par de días o que intercambien sus funciones: esto suele ayudar a aumentar la participación del personal.

Por último, se puede emplear un enfoque similar para las tareas individuales. Hable con un determinado empleado sobre las tareas que no le gustan. Ofrézcale a sus compañeros que asuman esa responsabilidad: por ejemplo, una estadística aburrida para una persona de humanidades puede ser un paraíso para un especialista en tecnología.

Celebrar las fiestas y los logros

Evidentemente, hay que felicitar a todos los empleados en sus cumpleaños y otras fechas importantes: el nacimiento de un bebé, la boda, el aniversario de trabajo en la empresa, etc. No dudes en pedir al fundador de la empresa que firme la tarjeta de felicitación: será un gesto agradable para cualquier empleado.

No te olvides de los logros profesionales. Cada vez que un empleado cumpla una tarea importante, felicítalo y cuéntaselo a sus compañeros, en persona o por correo electrónico.

Estimular al personal no sólo con dinero

Ciertamente, pocos rechazarían el aumento de los salarios. Pero no todos los problemas pueden resolverse con la ayuda del dinero, a veces son mucho mejores las vías alternativas.

Cuando un empleado hace un buen trabajo, puedes recompensarlo con:

  • Unas vacaciones adicionales
  • Entradas para conciertos o partidos deportivos
  • Certificados de regalo
  • Libros útiles

No dude en incluir una pequeña tarjeta en la recompensa.

Hacer un plan de desarrollo

25 consejos para aumentar la participación del personal

El plan de desarrollo individual establecerá objetivos de carrera que definirán la dirección del desarrollo, proporcionarán la motivación necesaria y ayudarán a aumentar la implicación del personal.

Organizar una cena juntos

La llave del corazón no sólo de un hombre, sino también de cualquier empleado, pasa por su estómago. De vez en cuando, puedes salir a cenar con toda la empresa o encargar la entrega de comida a la oficina u organizar una salida conjunta para tomar un helado en la calurosa época de verano.

Puedes ir más allá y designar el día de la semana en que un empleado debe traer cosas sabrosas para los compañeros de la oficina. Proponga también traer comida exótica de las vacaciones o de los viajes de negocios.

Iniciar una distribución de correo electrónico para el personal

La distribución corporativa es una tradición común en muchas empresas. Sin embargo, suele ser tarea de la alta dirección o del departamento de RRHH.

Trate de confiar esta tarea a voluntarios o involucre a cada empleado por turno. Cuente los logros de la empresa. La frase "Los clientes están satisfechos, seguid con el buen trabajo" no es suficiente. Comparta las cifras y señale a los empleados con más éxito.

Organizar una lluvia de ideas abierta

La reunión no tiene por qué tener un objetivo. Organiza una reunión sin un orden del día y un resultado esperado para aumentar la participación del personal.

Escuche las ideas de los empleados, discuta los problemas y piense en la solución juntos. Proponga el área de la empresa que le gustaría mejorar para marcar la dirección.

Establezca una regla: las nuevas ideas no deben ser criticadas durante la tormenta de ideas, de lo contrario se corre el riesgo de que los compañeros no quieran compartirlas.

Ofrecer dinero a los que quieran dejar de fumar

Muchos habrán oído hablar de la política de la empresa Zappos. A los nuevos empleados se les ofrece dejar la empresa después de una semana a cambio de una bonificación de 1000 dólares.

De hecho, esta decisión aparentemente descabellada permite filtrar a los empleados que no comparten los puntos de vista de la empresa. La persona verdaderamente motivada nunca aceptará el dinero si realmente le gusta el trabajo.

Por cierto, uno de cada diez nuevos empleados del call-center de Zappos acepta la oferta.

Convertir a los empleados en accionistas

En el conglomerado empresarial brasileño Grupo Semco los empleados deciden por sí mismos su salario y su tiempo de trabajo porque todos son accionistas de la empresa. El puesto de director general pasa a uno de los seis altos cargos cada seis meses.

Dé a los empleados la oportunidad de verse a sí mismos como parte de un todo mayor.

Muchas empresas utilizan esta estrategia para aumentar la participación del personal y reducir los índices de rotación.