21 preguntas que debe hacerse cada semana

Analizar la semana pasada

  1. ¿Qué cosas nuevas he aprendido y cuáles he puesto en práctica?

    El secreto del éxito es sencillo: sube un escalón cada día. Y en un año alcanzarás tu objetivo o estarás 365 pasos más cerca de él.

    La nueva información ayuda a progresar más rápido, más fácil y más eficazmente.

  2. ¿Cuál ha sido mi mayor logro de la semana?

    Cuando miras hacia atrás y registras tus logros, aumentas tu autoestima y tu confianza. El trabajo terminado te hace más fuerte. Y el énfasis en él refuerza el efecto.

    Si no hubo logros, significa que es hora de preguntarse por qué.

    Puede desarrollarse o deteriorarse.

  3. ¿Dónde he ido más despacio, he perdido el tiempo o he dejado las cosas para más tarde?

    Todo el mundo lo hace, incluso los millonarios. Pero solo alcanzan el éxito quienes se dan cuenta a tiempo y empiezan a actuar.

  4. ¿Hay alguien a quien quiera dar las gracias?

    Lo más probable es que alguien te haya ayudado durante la semana: con una palabra amable, un consejo o simplemente con apoyo. Expresa tu gratitud: quizá sea el primer paso para una gran y fructífera cooperación.

  5. ¿Cuál fue mi impresión más profunda durante la semana?

    Nuestra vida se compone de cosas que recordamos. Si no hay impresiones profundas, la semana ha pasado en vano. Es como si no hubieras vivido nada. La rutina pronto se borrará de tu memoria.

  6. ¿Qué hice para mantenerme en forma y saludable?

    Cuando tu cuerpo está lleno de energía, todo resulta mucho más fácil.

  7. ¿Qué objetivo quiero alcanzar la próxima semana y qué debo hacer para ello?

    Esto te permite ver el panorama general y determinar las prioridades de los próximos movimientos. Cuando tienes un objetivo, tus acciones adquieren el máximo nivel de conciencia.

  8. ¿Cuánto tiempo he pasado con mis allegados?

    Todos no vivimos sólo para nosotros, sino también para las personas cercanas. Sin embargo, a menudo nos olvidamos de ello. No hay nada más sencillo que hablar con ellos al menos una hora al día.

Piensa en tu presente

  1. ¿Qué me impide avanzar y cómo deshacerme de esos obstáculos?

    Una mala compañía, hábitos destructivos, experiencias negativas, falta de conocimientos, enfermedades crónicas... ¿quién o qué le está tirando hacia abajo, no dejándole actuar con la mayor eficacia posible?

  2. Mis miedos - ¿y qué puedo hacer para reducirlos?

    Todo el mundo tiene miedo a algo. Cuando se sabe a qué se teme, es mucho más fácil superar los miedos.

  3. ¿Hay alguien a quien pueda ayudar?

    Ayudar a otras personas es la mejor manera de conocer a alguien nuevo y establecer un contacto. Quién sabe: esa persona puede ayudarte a ti en el futuro.

  4. ¿Qué oportunidades tengo a mi disposición?

    Nuevos conocimientos, nuevas personas, nuevos acontecimientos: hay oportunidades por todas partes. Y vienen a suplir tus objetivos. Define tus objetivos y empezarás a ver las oportunidades para alcanzarlos.

  5. ¿Qué cosas de las que hago me echan para atrás?

    Si te encuentras en un callejón sin salida y no sabes qué hacer, una lista de "lo que no se debe hacer" puede ser una buena salida.

  6. ¿Qué cosas de las que hago son completamente inútiles en mi vida?

    Probablemente deberías dejar de hacerlo y dedicar este tiempo a descansar.

Planifica tu futuro

  1. ¿Qué cosas que pospongo se pueden hacer la semana que viene?

    Todo a su debido tiempo. Algunas cosas pueden posponerse, pero otras pueden provocar grandes pérdidas si no se hacen a tiempo. Hay cosas así cada semana.

  2. ¿Cuáles son mis 3 principales objetivos para los próximos 3 años?

    El análisis semanal de tus objetivos a largo plazo te ayuda a comprobar tus progresos. O entender que no progresas o te mueves en la dirección equivocada.

  3. ¿Qué pasos me acercarán a mi objetivo y qué puedo hacer ahora mismo?

    El propósito de esta pregunta es sencillo: señalar 2 o 3 pasos que puedes dar ahora mismo. Y luego, basándote en tu nueva experiencia y conocimientos, verás los siguientes pasos hacia tu objetivo.

  4. ¿Qué cosa hecha me hará avanzar lo más posible?

    Puedes imitar una actividad frenética, arreglando papeles y haciendo llamadas insignificantes. O puedes hacer una sola cosa y avanzar varios pasos a la vez. Define esta cosa y hazla.

  5. ¿Quién puede ayudarme? ¿A quién quiero conocer?

    La mejor manera de salir del estancamiento es encontrar un mentor, una persona que ya haya pasado por él. Encuentra a esa persona y pídele consejo.

  6. ¿Desarrollar qué habilidad me hará avanzar lo máximo posible?

    Siempre hay conocimientos, cuya aplicación puede ayudarte a hacer algo más rápido, más eficaz, más barato... Compararte con una persona de más éxito en tu campo (¿qué tiene él o ella que yo no tenga?) puede ayudarte a responder a esta pregunta.

  7. Si la próxima semana fuera la última de mi vida, ¿qué haría mañana?