17 conceptos erróneos de los jóvenes líderes: Parte 1

CleverControl ha hablado con expertos y ha recopilado las ideas erróneas más comunes de los líderes. Esta es la lista de las 17 falacias de los directivos, tanto de los inexpertos como de los bastante "experimentados".

La gente piensa igual que yo

Comenta Janice Peterson, directora de desarrollo y copropietaria de Smart House Group:

"Cuando era un joven directivo en una gran empresa, creía ingenuamente que la gente es telepática, y que si yo puedo hacer algo rápidamente ellos también. Muy pronto me di cuenta de que eso no es cierto en absoluto. Después de convertirme en propietario de mi propia empresa, también me equivoqué inicialmente en cuanto a la motivación de las personas: creía que percibían los mismos objetivos empresariales que yo."

Si les das instrucciones, te seguirán

Dice Robert Bell, director general del centro de consultoría Step Seek:

"Los aspirantes a directivos cometen la siguiente falacia: suponer que si se da a las personas una tarea, la realizarán con toda seguridad. No piensan que la tarea debe corresponder a los ejecutantes. Las personas deben ser competentes para resolver el problema, tener autoridad para abordarlo y estar motivadas para producir un resultado. De lo contrario, la situación será exactamente como en "El Principito" de Antoine de Saint Exupéry: "Si yo ordenara", dijo el rey. "Ordenara a un general que se transformara en un ave marina, por ejemplo, y si el general no me obedeciera, no sería culpa del general. Sería culpa mía".

Si no empujas a la gente, no harán nada

Es lo contrario de la idea errónea anterior. Comentarios de Donna Myers, directora general de Present Green:

"La mayoría de la gente no entiende lo que significa gestionar: significa trabajar sistemáticamente y en equipo:

  • es encontrar gente más inteligente que uno mismo;
  • es darles la oportunidad y las herramientas;
  • es crear y aplicar los criterios de evaluación del trabajo de sus subordinados;
  • es no sobrecargar a una persona más de lo necesario;
  • es hablar con la gente y transmitirles la esencia del trabajo y los valores.

La mayoría de los directivos que conozco son malos delegando, interrumpen el trabajo de los subordinados con informes periódicos, problemas y reuniones, cambian las reglas si no quieren seguirlas ellos mismos, sobrecargan a la gente con tareas y no se preocupan por el feedback".

Si subo los sueldos, aumentaré la motivación

Dice Christina Levin, formadora-consultora principal de Inter Thunder:

"La mayoría de las ideas erróneas de los líderes son las creencias limitantes: "Si subo el sueldo a los empleados, trabajarán mejor". Los experimentos demuestran que la introducción de dos descansos de diez minutos tiene un efecto mayor que un pequeño aumento de sueldo."

El conflicto se resolverá por sí mismo

Christina Levin continúa:

"Algunos líderes creen erróneamente: "Si no intervengo en el conflicto, se resolverá por sí solo". Pero la mayoría de las veces ocurre lo contrario: el conflicto atrae cada vez a más empleados y provoca una importante pérdida de tiempo de trabajo."

No hay tiempo para hablar de perspectivas, es necesario resolver los problemas actuales

Dice el director de la agencia de eventos "DirCut", Adam Walters:

"En lugar de pensar en el desarrollo, planificar el futuro e invertir en la promoción, un directivo "joven" busca estar al mando de todo y se aferra al trabajo de los subordinados. Por supuesto, es importante permanecer en el equipo y saber lo que ocurre tanto psicológica como tácticamente. Pero participar en todos los procesos que forman parte de las tareas de los subordinados no es en absoluto necesario. Es importante estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, así que ven y salva el día, porque es tu trabajo como líder, y el resto del tiempo tienes que ocuparte de la aplicación de la estrategia de desarrollo de la empresa o el departamento: desarrollar mercados, tareas y clientes nuevos y potencialmente rentables."

Dorothy Richardson, consultora senior de OneWiser, también habla de subestimar el pensamiento del futuro:

"Si hablamos de los líderes novatos, a menudo confían en que tendrán éxito sin pensar plenamente en sus decisiones, su nivel de la competencia de "pensamiento estratégico" es bastante bajo. Por lo tanto, suelen cometer errores de no pensar bien sus ideas, son inexpertos en la toma de ciertas decisiones al principio, y tienen algunas dificultades con la delegación de autoridad y la asignación óptima del tiempo de trabajo de sus subordinados."