10 señales de que tienes un jefe excelente

¿Quién es el jefe de tus sueños? ¿Cómo es él o ella? Hemos preguntado a más de 500 personas y hemos elaborado una lista de 10 cualidades que caracterizan con precisión a un líder impecable.

Entonces, el jefe de los sueños:

Inspira a otros

La mayoría de los encuestados está de acuerdo en que cuanto mejor sea su jefe como experto, como líder y como persona, más fácil le resultará transmitir el entusiasmo a los subordinados. Para un buen líder es importante criar no a unos fieles seguidores, sino a nuevos líderes, y a ello dedicará una parte importante de su tiempo.

Supera los obstáculos

Dar a un subordinado la libertad de alcanzar los objetivos fijados es una política excelente. Pero a veces el empleado se enfrenta a graves obstáculos en el camino y la ausencia de autoridad, contactos o habilidades le impiden superarlos. Y ahí es donde entra el jefe, dispuesto a resolver el problema que está más allá del poder del subordinado, independientemente de que esté relacionado con el proveedor, el cliente u otro líder.

Desarrolla relaciones

Cualquier líder se beneficiará de establecer buenas relaciones con los altos cargos, los colegas y los empleados de otros departamentos. Recordemos el segundo punto: un líder visionario mantiene relaciones no sólo con los que están en su subordinación o los que están por encima de él, sino también con los que están indirectamente relacionados con el trabajo del líder y con el trabajo de los subordinados.

Es capaz de reconocer el potencial de otra persona

Para un buen líder, es algo así como un sexto sentido. Descubre fácilmente los inicios de un gran talento en las personas y les da la oportunidad de demostrar de qué son capaces. A veces, un buen jefe puede ver en el subordinado mucho más que en sí mismo.

Es capaz de decir "no".

La capacidad de decir "no" puede salvar al equipo de una serie de problemas que suelen provocar plazos irrazonables y objetivos excesivos. La capacidad de protegerse a sí mismo y a los subordinados de las expectativas exageradas de alguien suele ayudar al líder a ganarse la confianza y el respeto genuinos.

Aprecia la franqueza

Crear una atmósfera en la que sea posible la retroalimentación y las relaciones de trabajo saludables es la clave para unir al equipo. Si el jefe está dispuesto a escuchar la opinión de los subordinados sobre su trabajo, esto no hará más que fortalecer al líder.

Es capaz de escuchar

A veces, el primer eco de la catástrofe inminente apenas es perceptible para un oído medio, y muchos jefes prefieren no darse cuenta de los problemas hasta que se hacen evidentes para los demás. Un buen jefe sabe escuchar y también tener en cuenta los problemas de sus subordinados y hacer todo lo posible para evitar que se conviertan en una catástrofe.

Da ejemplo

Un líder competente siempre está dispuesto a hacer frente a las dificultades para demostrar a sus subordinados que se pueden superar. El estado de ánimo general del equipo mejora notablemente cuando el líder no sólo manda, sino que está siempre dispuesto a arremangarse y ponerse a trabajar junto con los demás.

Ve a una persona en un subordinado

Además de evaluar a un empleado durante las horas de trabajo, el buen jefe intenta conocer al subordinado como persona. El éxito de cualquier empleado depende en gran medida del sistema de apoyo que se construya en su círculo íntimo.

Está orgulloso del éxito del equipo

Y, por último, el jefe ejemplar se siente orgulloso de los éxitos que consigue su equipo y se esfuerza por conseguir que los subordinados se interesen por alcanzar nuevas metas.

image