10 mitos sobre la productividad que debes dejar de perseguir

Hoy en día muchos de nosotros estamos en la búsqueda de la productividad, experimentando con diferentes herramientas y técnicas. Sin embargo, al intentar ser lo más eficaces posible, a menudo no aspiramos a la productividad en sí, sino a la idea de la misma. Leemos artículos inteligentes, seguimos los consejos de los expertos sin rechistar y esperamos que funcione.

La verdad es que no existe una receta universal de productividad adecuada para todos. Para tener éxito, hay que tener en cuenta los mitos existentes sobre la productividad. En este artículo vamos a tratar los más extendidos.

Mito 1. Al que madruga, Dios le ayuda

Admitámoslo, todo el mundo se ha topado alguna vez con un artículo como "Por qué un líder de éxito debe levantarse a las 4 de la mañana". ¿Levantarse temprano contribuye realmente a una mayor productividad? Nos acostumbramos a pensar que gracias a levantarnos temprano tenemos tiempo adicional para resolver las tareas actuales y los atrasos. Pero eso no es del todo cierto. Según varios estudios, para ser más eficaz, hay que trabajar a la hora que más nos convenga.

Si notas que eres realmente productivo y puedes concentrarte bien durante las horas de la mañana, intenta resolver las tareas más importantes en la primera mitad del día. Lo mismo se aplica a los "búhos nocturnos": aprovecha al máximo la tarde y la noche. Lo que realmente obstaculiza tu productividad es el intento de obligarte a trabajar a una hora que no es conveniente para tu organismo.

Mito nº 2. Hay que ser productivo sólo en la oficina

Esta afirmación era probablemente justa hace una década, cuando no había aplicaciones útiles a mano, pero ya no es cierta en el mundo actual. Muchos estudios demuestran que trabajar desde casa o desde una cafetería aumenta realmente la productividad. Con las herramientas adecuadas, los equipos remotos y distribuidos pueden trabajar con la misma eficacia que los que trabajan constantemente en una oficina.

Se trata sobre todo de preferencias y hábitos. Las personas que se sienten cómodas trabajando en la oficina rodeadas de compañeros serán las más productivas en la oficina. Sin embargo, los introvertidos y los hogareños suelen lograr el mayor éxito como empleados a distancia. La cuestión es que las personas son más productivas cuando trabajan en condiciones cómodas.

Mito nº 3. El sueño es para los débiles

Tanto el sueño como el despertar es un factor individual. Algunas personas necesitan más de 8 horas de sueño al día, pero para otras, 6 horas son suficientes. Además, la necesidad individual de sueño puede variar en función del estado de ánimo, la estación del año, la tensión mental y otros factores. Sin embargo, la falta de sueño sí que disminuye tu productividad. Por lo tanto, debes averiguar cuánto tiempo de sueño es necesario personalmente para ti y tratar de no romper tu régimen.

Mito #4. Estar ocupado = ser productivo

Cuando estás constantemente ocupado, existe la ilusión de que eres muy productivo y controlas tu tiempo. Si marca con orgullo un trabajo realizado en su lista de control, esto no significa que sea productivo. Si esta lista está llena de tareas sin importancia y no urgentes que se pueden delegar o no se hacen en absoluto, esto no puede llamarse productividad.

Para que tus acciones den el máximo resultado, aprende a priorizar las tareas y a trabajar primero en las más importantes.

Mito nº 5. Debes obligarte a superar los descensos

Un consejo bastante popular: "La clave de la productividad está en aprender a trabajar durante las bajas". Pero, ¿por qué malgastar sus fuerzas en horas de trabajo no productivas? Es mejor dedicar este tiempo a resolver tareas rutinarias sencillas que no requieran una gran implicación. Por ejemplo, tirar papeles de desecho, revisar la bandeja de entrada del correo electrónico o hacer una pausa y tomar aire fresco. No desperdicies tu preciosa energía en el momento del día en que eres menos productivo.

Mito nº 6. El trabajo está por encima de todo

Las personas realmente exitosas y productivas saben que no hay que anteponer el trabajo a todo lo demás en la vida. El verdadero arte consiste en encontrar el equilibrio entre la vida privada y el trabajo.

Si decides trabajar los fines de semana, dedícale unas horas estrictamente reguladas. De lo contrario, al intentar ser el más productivo, corres el riesgo de empantanarte en el trabajo durante todo el fin de semana. Si no descansas lo suficiente, no recuperarás la energía y tu nivel de productividad disminuirá mucho la semana siguiente.

Mito nº 7. La multitarea lo es todo

Los estudios en este campo demuestran que la multitarea es el asesino de la productividad. Es imposible hacer dos cosas a la vez y ser eficaz al mismo tiempo. De hecho, la multitarea consiste en cambiar constantemente de una cosa a otra en un mismo periodo de tiempo. Cada vez que cambias, tu cerebro necesita un tiempo para concentrarse en la nueva tarea.

La multitarea también influye negativamente en la calidad de tu trabajo. Si saltas de una tarea a otra todo el tiempo, el resultado general puede ser bastante pobre.

Mito nº 8. Internet es el enemigo de la productividad

Hay quien insiste en que Internet nos llena el cerebro de información inútil, nos hace pensar menos o buscar soluciones por nosotros mismos. Por supuesto, hay un cierto nivel de ruido informativo en la red global, pero la conclusión de que Internet nos vuelve tontos es errónea.

Al contrario, Internet nos ayuda a ahorrar tiempo y a emplearlo en las tareas verdaderamente útiles. No hay nada malo en buscar en Google una información determinada en lugar de guardar un montón de números y fechas inútiles en la memoria.

Mito nº 9. Cuanto más tiempo se trabaja, más trabajo se hace

La afirmación de que cuanto más tiempo se pasa en la oficina, más tareas se consiguen realizar no es 100% cierta. Según la ley de Parkinson, el trabajo se contrae para encajar en el tiempo que le damos. Por ejemplo, si decides salir del trabajo a las 6 hoy, trabajarás con la mayor motivación para terminar todo a esa hora. Si decides que puedes trabajar hasta tarde para hacer más cosas, con alta probabilidad completarás la misma cantidad de tareas pero dedicarás más tiempo a cada una.

Mito nº 10. Una mesa de trabajo limpia ayuda a aumentar tu productividad

Que una mesa de trabajo limpia ayude a aumentar la productividad o no depende de la persona y de sus preferencias individuales. Los estudios demuestran que algunas personas necesitan un poco de caos en su mesa para ser inventivas y eficientes. No todas las personas serán productivas en un lugar de trabajo perfectamente organizado.

El problema de la mayoría de los mitos mencionados anteriormente es que no son universalmente ciertos. Por eso, cuando intentes aumentar tu productividad, céntrate en ti mismo y utiliza los consejos y métodos de forma inteligente.